Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




domingo, 17 de junio de 2012

Cumpleaños de María Guinea (A modo de regalo)




En punto. Las doce y media. De noche. Madrugada pletórica de esa luz que ilumina los sueños. El silencio de las palabras. Las cosas y los últimos besos. O mejor: los primeros. Y en medio de todo esto, Dios, en su misericordia. Hace mella la vida, y el amor, y la poesía, y el canto de los pájaros -ya sabes. Puede que estés sentada leyendo, o persignando tu alma muy despacio. Puede que tantees algún recuerdo o abraces entre lágrimas el abrazo de Pedro, tu padre. Y Dios te felicita en un resplandor de fe y gozo. De noche este silencio donde se oye... el latido del corazón del mundo, y ese leve roce de la brisa en tu vida. ¿Y las orquídeas, y la música? Tu vida, digo. Esa presencia de Dios y el naranja de los otoños, y la voz de los amigos. Ya nada es triste. Basta con acariciar esos libros, o el agua que te lava las manos. Y una sonrisa se abre paso entre la noche. Y surgen, de improviso, las palabras de esos breves poemas -haikus- que son tu alma y tu mirada, cada sueño, en remanso de paz, de lo pequeño. Vives en esa grandeza que es la humildad, sin darte importancia. Y eso está bien. Todo está bien así, sencillo. ¿Verdad María?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cumpleaños. Me gustaría.... pero no puedo. Sí puedo rezar, rezar siempre se puede. Rezar. Rezar por alguien es la manera más perfecta de amarrle, es trabajar por su felicidad, la manera más eficaz de hacerlo. Y yo rezo, hoy más. ¿Te gusta mi regalo?

MARÍA GUINEA LLOP dijo...

¡Muchísimas gracias, Guillermo! Si ya me emocionaron tus palabras en el día de mi cumpleaños, ahora que las releo vuelven a llegarme directas al corazón. Aún me parecen más preciosas. ¿Cómo podría agradecértelas? Quizás con un fuerte abrazo... ¡y un haiku!:-)


Principio y fin.
Y entre tanto la vida
que va pasando.

¡Mil gracias de nuevo, poeta!!! :-)

Guillermo Urbizu dijo...

Muchísimas gracias María. Es un privilegio tenerte por aquí.


Y gracias por el regalo de la oración del primer comentarista anónimo.

Anónimo dijo...

Hermoso regalo, tal vez el mas preciado - de un corazon por siempre regalado...