Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




martes, 22 de mayo de 2012

Dos poemas religiosos



I


Siento lainmediatez de la Cruz.
Me pilla con elalma desgarbada, sin fuerzas.
Que alguien meayude, Dios, que alguien
me ayude amantenerme firme,
a no desplomarmesobre mí mismo.
¡Es tanta miflaqueza! (Y la tristeza acecha).
Lo peor es eldesánimo, y tanta quejumbre.
Cuando pareceque todo da igual... Espera Jesús,
al fin y alcabo yo no soy digno, pero me amas.
Si al menos mealcanzaras un verso de tu boca,
nada, cualquiercosa. Una palabra tuya
bastará parasanarme, para quitarme de encima
mi propioegoísmo, este lastre
que se meacumula día a día.


II

Esa angustia, yesa infinita misericordia.
Ese rostro desfigurado a fuerza de blasfemias.
Ese estruendo del silencio.
Esa Belleza fustigada y torturada, siglo asiglo.
Ese rastro infinito de Sangre y de noches y deabismos.
Ese Cuerpo del Adonai
tan resucitado, tan Cristo.



(Pintura de Duccio di Buoninsegna).





1 comentario:

Anónimo dijo...

Dice el poema:" Que alguien me ayude...lo peor es el desánimo...quitarme de encima mi propio egoísmo, este lastre que se me acumula día a día. " Me pasa.Pero hay una Luz y una luz como bálsamo que llega todos los días.Y eso calma tanta inquietud.