Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




jueves 3 de noviembre de 2011

Urgencia para nada




Deprisa, deprisa. Venga,
vamos, ¡ya! Que no llegamos.
(¿A dónde?). Apresúrate, es urgente.
¡Que nervios! (¿Por qué?).
Corre, ya terminarás luego.
Deprisa. Te espero en la puerta.
Sal ya de lo que hagas. Venga, vamos...

Y luego todo queda en nada.
Tanto apresurarse,
en el amor y en las palabras,
para nada.
Tanto ir y venir,
tanto descuido en la vida
para acabar así, con el alma a rachas.

Y yo me pregunto: ¿Hemos llegado antes
a la felicidad de algo?