Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




miércoles 30 de noviembre de 2011

Respiro tu alma




¿Qué podría decirte?
Voy a acercarme un poco más,
a unos pasos de ti, a unos besos
de ti, sin que me veas.
Observaré lo que haces. Lo que sea.
Tus manos se deslizan en ese plato,
o en esa camisa color tabaco.
O hablas por teléfono
mientras danzas unos pasos.
Huelo tu perfume, y respiro
tu alma muy despacio.
Se está bien aquí,
sin otro oficio que mirarte.
Sin perderme nada. En cada detalle,
en cada ademán, en cada seña de ti
me estoy jugando la vida.
Y me atrevo a acercarme un poco más,
sin que mi amor haga ruido.
Y entonces sucede lo inesperado:
te vuelves. ¡Dios! ¿Qué te digo? ¿Qué hago?
Y mis besos estrechan el cerco,
y me ciño en silencio a ti, como en un sueño.

1 comentarios:

Eva M. Ruiz dijo...

La belleza del amor es la belleza de la vida concentrada en ese solo instante. Breve, intenso. Amor.