Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




viernes 4 de noviembre de 2011

A primeras horas de la mañana


Dios mío, el desayuno se me ha quedado frío, y te busco mientras indago en la nevera (vaya, no hay fruta) y me vuelvo a dar cuenta de que el microondas no funciona. La colcha bien recta, que no arrastre, y acaricio su tejido, y te miro. O eso creo. Tu presencia junto a mí, por estas habitaciones, recogiendo toallas, pijamas y papeles. Ya ves lo que hago, ya ves lo que son mis mañanas. El día está triste, y te lo digo como si hubiera alguna posibilidad de que lo mejores, de que despejes todas esas nubes del cielo. ¡Cómo se va gastando la pasta de dientes! ¿Ves, Dios mío? Y esas manchas del techo. Nos hemos quedado solos en la casa. Ay, las almohadas, y me quedo contemplando el suelo durante unos minutos, con la cabeza en alguna nostalgia o quizá pensando en el dinero (o, peor, en el no dinero). Ya me conoces. ¡Qué poco caso te hago y que fe tan escuálida! ¿Te agrada el perfume de mango, o te gusta más el de mora? Mi corazón te lo sabes de memoria. No te pido nada. ¿Qué ocurrirá durante el día? De momento dudo: no sé si ponerme un jersey o una cazadora. Y me preocupa España, toda esta constante tergiversación de la verdad, toda esta desidia y pandereta. Y este calculado alejamiento de ti, Dios mío. Cada vez te quiere menos gente. ¿Nos vamos? Espera que cierre aquella ventana, ya, me santiguo y a la calle. Y me vas contando todo lo que nos amas.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

La ciencia más acabada
es que el hombre en gracia acabe,
pues al fin de la jornada,
aquél que se salva, sabe,
y el que no, no sabe nada.

En esta vida emprestada,
do bien obrar es la llave,
aquel que se salva sabe;
el otro no sabe nada