Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


martes 8 de febrero de 2011

Seamos realistas





Debo de ser un tipo raro.
Un tipo que prefiere el silencio
de un libro
al de la inopia o al de la siesta.
Un tipo que reza con poemas
para profundizar con más tino
en la divina esencia
o en la prosa que me espera en casa.
Un tipo, en definitiva, sospechoso de poesía,
que esgrime versos en defensa propia.
Decididamente un tipo raro.

O eso quisiera,
y es sólo que peco de soberbia.
Lo sé, no soy un buen ejemplo para nadie
ni para nada.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy en día los tipos raros son de los que te puedes fiar, porque son los que tienen claro donde tienen el alma y la conciencia. Jorge T.

Anónimo dijo...

Seamos realistas. ¡Claro que usted es un buen ejemplo! A buenas horas le leería yo si fuera alguien pernicioso o anodino.

Gratificantes saludos de Berelyn.

Anónimo dijo...

Por lo que escribe usted es un tipo estupendo hombre.
Eva Lino.

Anónimo dijo...

Pues claro que eres un tipo raro Urbizu. Eres católico consistente, eres poeta, eres -creo- fiel a tu mujer, escribes sobre Dios y tu familia. Además no te escondes. Eres rarísimo. Raro entre los raros.
Gracias a Dios.
Lola.

Anónimo dijo...

Lo raro es no ser o parecer raro. ¿Quién decía esto? Ángel.

Anónimo dijo...

¿Y si montamos un club de raros de esos que usted describe? Conmigo ya seríamos dos.
Me llamo Alejandro Gómez. Es un placer seguir su blog.