Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


jueves 24 de febrero de 2011

La música de Dios




Música clásica. Cuarteto de cuerda
en lugar sagrado. Obras de Bach, Vivaldi, Mozart...
Juan se duerme en mis piernas. Y siento su melodía
(la oración de sus notas) que se eleva con fuerza,
se expande y vibra en el alma de los santos.
Contemplo su altura. Allá arriba
-en la cúpula del templo que se abre al cielo-
hay un invisible remolino de armonía.
Es la piedad del violín que interpreta
la presencia de Dios en una emoción diáfana.
Música: vida interior, el compás
de la creación, de la piedad que ilumina las vidrieras.
Siento aquí mi genealogía: en esta iglesia,
en esta música donde germina para mí el universo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La buena música, com la buena poesía, es cosa de Dios.

Anónimo dijo...

Estamos hechos de música.

Pedro José.

Jota Mate dijo...

La música clásica sí que es una expresión espectacular y sutil al mismo tiempo del Amor de Dios. Es su presencia. En mi casa hay pianistas, violista y guitarristas. Mi casa se inunda diariamente de Dios a través de la música.

Jota Mate dijo...

MARÍA, MÚSICA DE DIOS

Me quedé sin voz con que cantar
y mi alma vacía dormía en sequedad.
Y pensé para mí:
me pondré en sus manos,
manos de madre,
me dejaré en su amor.

Y tu María,
hazme música de Dios.
y tu, María,
anima tu las cuerdas de mi alma.
Aleluya, Amén.

Anónimo dijo...

La música de Dios es el AMOR.

Una enamorada.

Anónimo dijo...

La música de Dios es el silencio .

Anónimo dijo...

Dios o está sordo o no existe.