Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


domingo 6 de febrero de 2011

El misterio del domingo




Un domingo más. De febrero.
El silencio es introvertido y escribo
en un folio algunas cosas del alma.
Al lenguaje le cuesta decir lo que respiro,
lo que amo, el porqué
sigo vivo.
¿Dónde están las palabras
que ahora necesito?
Lo sencillo es lo más arduo.

Este domingo es como todo:
un puñado de misterios que no me explico.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen poema. Feliz domingo. Dani.

Jota Mate dijo...

Y el Señor nos dice hoy que somos del mundo la sal y la luz. Menudo puñado de misterios.
Pero es domingo. Para aliñar y deslumbrar con los misterios.

Anónimo dijo...

Este blog me lee el pensamiento.

Anónimo dijo...

Yo cada día me explico menos de nada. No entiendo al mundo, los derroteros que toma el hombre, con sus modas y demás idioteces. Que afán de vivir cabreados y seguir los dictados de la política (que es el mayor timo de la historia). Se ha dejado de estudiar, prevalece el me apetece... o no. Un mundo de cartón piedra, sin corazón y con la razón a punto de palmarla.
Gimnasios, imagen, y quién la tiene más larga o el culo más firme. Concursos memos y el gran hermano que vigila. Comprar hasta desfallecer, sexo y reirse del Papa (de Mahoma ni su padre se ríe, no tiene nadie cojones).
¡Que te vas a explicar el mundo! Pero si es un basurero de excrementos sectarios, masones y analfabetos. Aquí nadie se explica ya nada de nada.

Un abrazo Urbizu, usted al menos nos purifica un poco de tanta cagada, bodrio, desilusión, compraventa y usura, aborto homicida, chapuza y justificación de lo más demencial (incluida la subvención al cine español). El mundo se ha puesto un inmenso condón en el cerebro.

Firma un amigo al que le ha dado por desahogarse en domingo, ya muy harto de rubalcabas, moros, progres y demás alcahuetas.

Anónimo dijo...

Acabo de leer el poema. Cada vez es usted un poeta mejor. Ernesto.

Anónimo dijo...

Escriba más poemas así. Paco.

Anónimo dijo...

El anónimo que se ha desahogado un poco más arriba por extenso tiene toda la razón.
Me escama cada vez más lo que dice él sobre los mahometanos. No respetan a nadie, están crecidos en un radicalismo y extremismo fundamentalista. Lo peor son los tonteras de por aquí que con tal de ultrajar a los cristianos son capaces de todo.

Sonia.

Anónimo dijo...

Gran Urbizu.