Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


domingo 30 de enero de 2011

Preguntas sobre el sexo



¿Cómo explicar el alma sin el cuerpo?
¿Cómo explicar hoy tu cuerpo sin mi alma?
¿Cómo explicar que nuestras almas
son el mismo cuerpo?
¿Cómo explicar que alma y cuerpo
se conciben en un beso?
¿Cómo explicar que tu cuerpo es mi alma?
¿Cómo explicar que me gusta desnuda tu alma
a la vez que el color de tu cuerpo?
¿Cómo explicar el roce de mis labios en tu pecho?
¿Cómo explicar que encuentre el origen del poema
en el lenguaje de tu lengua?
¿Cómo explicar que el amor es el don
de una definitiva entrega?
¿Cómo explicar que dentro de ti rezo
palabras que no encuentran su alfabeto?
¿Cómo explicarlo todo
mientras nuestras manos descubren lo eterno
en el cuerpo amado?
¿Cómo deletrear la santidad de las caricias?
¿Cómo llegar al clímax
de la felicidad y de la pureza,
a esa alegría que no acaba con el sexo?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Atrevido, verdadero, sensacional. Adolfo.

Anónimo dijo...

El sexo no se explica sin el amor. Cada una de sus preguntas es una certeza amorosa.
Saludos de Elena.

Jota Mate dijo...

La entrega y el gozo en la sexualidad de un hombre y una mujer, en un amor que promete infinidad, son una expresión sublime del Amor de Dios.

Anónimo dijo...

Lo que esta claro es que el amor no es solo cosa de cuerpos, como algunos predican. Es sobre todo la union de las almas.
El poema por otra parte pone sobre el tapete la perspectiva santa de los cuerpos, creados para dar gloria a DIOS con su union sacramental.
Saludos de su lectora Rosa.

Anónimo dijo...

Si es que la vida es un lío fenomenal para quien intente explicársela.

Una sobre-viviente. Mi nombre es Paula.

Pd. Admiro su blog.

Anónimo dijo...

Don Guillermo:
No hay que preguntar nada, hay que amar hasta el final de la vida. Pero la vida no se acaba, sigue en otra vida, la eterna, la definitiva, donde el amor alcanza toda su perfección. Utilizando su palabra: el "clímax".

Disfruto mucho en está página. Michael D.

Anónimo dijo...

Eres un católico con marcha. Te escribes un poema impresionante y erótico con un fondo religioso. El sexo, los cuerpos desnudos de los cristianos que se entregan a Cristo en su matrimonio. ¡Cómo me gusta esta forma de concibir el cristianismo sin cursilerías! El sexo es cristiano, qué coño.
Me encanta. Tirso.