Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


lunes 5 de abril de 2010

Releo...



Sigo releyendo las notas, escolios o aforismos de Nicolás Gómez Dávila:

"Tan sólo para Dios somos irreemplazables".

"El mal no triunfa donde el bien no se ha vuelto soso".

"Orar es el único acto en cuya eficacia confío".

"La única preocupación está en rezar a tiempo".

"Dios es huésped del silencio".


Y releo varios poemas de José Miguel Ibáñez Langlois (los dos que transcribo aquí son de su libro Poemas dogmáticos II):

IMPERIO


Fascistas estos discípulos del Nazareno
les ofrecimos para su Cristo
un lugar en el panteón de nuestros dioses
y nos tiran por la cabeza la sangre de su martirio
estos hombres se lo toman todo a la tremenda
ignoran el panteón de los consensos.



POSTMODERNO


El postmoderno es un perfecto imbécil
que vino al mundo en una época de sonido y furia
y lo celebra con una tremenda gracia personal.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Me falta tu amor"

Anónimo dijo...

Recomiendo El libro de la Pasión de Langlois. Es el libro de poesía mejor que he leído nunca. Suyo, Pablo.

Anónimo dijo...

Se me ocurre una lista enorme de actos en cuya eficacia confío, tantos como maneras de orar.