Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




miércoles, 16 de diciembre de 2009

De prodigios y caligrafías




Cielo plomo. Tejados tristes, sin ni siquiera un pajarillo que llevarse a las tejas. Frío en la mirada y frío en las manos que escriben las letras de unas palabras dispersas. Escarcha y un humo que tiembla y boquea por las chimeneas. Cielo que se desploma sobre la mañana. Viento que golpea las ventanas y las ramas de los árboles al otro lado de la casa. Me abrigo con unos cuantos pensamientos y con una manta. Un entorno ideal para las felicitaciones navideñas. Deseos y más deseos. Abrazos, saludos, besos. Intento no repetir los mismos argumentos, renovar por dentro el alma del vocabulario que utilizo. Que lean a Dios entre líneas, a pesar de mi apresurada caligrafía. Ese es el propósito que busco en el prodigio de estas fechas. Con unas estrellas rojas o doradas que dibujo arriba o al lado de la firma que rubrica el silencio.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo más práctico es el envío masivo de felicitaciones por mail.

Anónimo dijo...

Hace años que se me han apoderado las felicitaciones navideñas, dejé de escribirlas. De vez en cuando siento remordimientos. Cada vez recibo menos, lo cual es lógico. Y me da pena.

Feliz Navidad y feliz año 2010. Luis Ballester.

Anónimo dijo...

Debería recopilar todos estos textos en un libro. A poder ser en tamaño bolsillo para así llevarlo en el bolso.

Anónimo dijo...

Te tomas la molestia de comprar las tarjetas
(de Cáritas este año), te esmeras con la letra
y como un loco buscas un sentido mensaje.
Ya no te importa tanto que sea o no
tan breve, que suene a lo de siempre,
o digan que es más cursi
que un repollo con lazos.

Metes con tu cariño los mejores deseos
Y achuchas pa que quepan un mogollón de besos,
que esperas que le lleguen. Y con
el corazón, sencillamente, escribes:
"¡Dios ha nacido!, (es lo mejor que tengo,
por eso te lo mando), quiero que viva en ti ".

Ya sé que es más rápido,( pero mucho más rápido,
como la luz y el rayo), un mensaje en el móvil,
o un envío masivo a todos tus contactos
con el práctico email,
o utilizar las redes que se llaman sociales:
el facebook, el twiter u otras que no recuerdo
con nombres de animales.

Pero prefiero el tacto y el infantil encanto
de la caligrafía; detenerme en trazo y ver
cómo nacen del blanco las palabras.
Soñar que habrá unas manos que,
curiosas, mirando en el remite,
abrazarán el sobre y, al abrirlo, inquietas,
recibirán mis besos y mis buenos deseos
y,leyendo mi mensaje, dirán:
“No me ha olvidado"

Y puede que decidan
tomarse la molestia y
comprar una tarjeta, llenarla con sus besos,
con cálidos abrazos, los mejores deseos,
y escriban, con meditada letra:
“Hermano, Dios te ama, recuerda,
es lo que importa, pero, por favor,
no olvides: yo también".

L R

Anónimo dijo...

"Renovar por dentro el alma del vocabulario...". Eso es un verso.

Feliz Navidad y próspero año nuevo.

haideé dijo...

Es dando felicidad a los demás que uno es feliz :)
Me alegra que hayas podido escribir todas esas palabras describiendo un paraje, en apariencia, triste, porque para mi tan sólo es vida ;) tanto como la que tu tienes, y todos, para disfrutar cada instante como único, esto es Dios :)
Qué la paz te llene el corazón para que tu alma se expanda en cada palabra...
Un cariñoso abrazo, desde esta caligrafía llena de unos y ceros invisibles pero que se traduce en emociones escritas ;)