Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


martes 7 de julio de 2009

Orgullo gay: concupiscencia y adefesio




No sé si será muy guay el orgullo, pero yo más bien creo que es gente que lo pasa fatal -más tarde o más temprano- en su dislate sexual, en esa polvareda de melindres y carnavales grotescos. Con todos mis respetos y todo lo demás. Podrán decir lo primero que se les ocurra, saltar como locas, desnudarse en plena vía pública, despotricar, mofarse de lo más santo, frotarse la entrepierna o tener la complacencia política y mediática por intereses de poder o vil metal o mala leche. Porque en definitiva son personas manipuladas. En primer lugar por la dictadura de sus apetitos e instintos más rudimentarios, y luego por esa hez y ese haz de canallas que jalean el desenfreno y tergiversan el cariño, y quieren volver del revés la naturaleza. El espectáculo es lamentable, la jodienda un signo evidente de la decadencia que hace que nuestra sociedad sea cada vez más rudimentaria y más triste. Tan vulnerable, vamos. ¿Quieren hacernos creer que esto es lo normal, que seremos más felices si prescindimos de cualquier límite y nos entregamos a cualquier tipo de experimento carnal? ¿Quieren hacernos creer que esto es todo, que la felicidad se basa en el sexo sin más? ¿Quieren hacernos creer que somos deficientes espirituales? ¿De qué orgullo estamos hablando? ¿Orgullo de ser esclavos y memos, de pensar con el pito y demás sintonía genital? ¿Es este el modelo de progreso? ¿Orgullo de lo mediocre, de lo peor, del abismo? ¿Orgullo del infierno? Sinceramente lo digo: me da mucha pena. Pueden pensar de mí lo que quieran. Es lo de menos. Lo único cierto es que el hombre no es toda esta mierda, por más que se disfrace de bonito y se depile y reciba gratificaciones de munícipes o gobiernos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

No es una forma diferente de ver la vida, es una forma rápida de acercarse a la muerte.

Anónimo dijo...

Lo suscribo lo rubrico lo reafirmo y le felicito.

Anónimo dijo...

Ni sobra ni falta, y ya se puede preparar a recibir insultos. Hay temas que pican.

Anónimo dijo...

Soy aun amigo del anterior. Me llamo Javi y no conocía este blog. El artículo de hoy merecería más repercusión porque es muy bueno.

Anónimo dijo...

Los peores son los que dices que jalean. O sea los políticos fantoches. Peores que los travestis y demás homosexuales. Es descarado que se sirven de ellos para dar su imagen de gente progre.

Anónimo dijo...

No se quede sólo en sentir pena y escribir unas líneas, hay que pedir ayuda a quien nos puede ayudar, hay que rezar y mucho.

Jesús Sanz Rioja dijo...

La prueba de todo ello es la sonrisa de la Aído, que es de todo menos de alegría.

Anónimo dijo...

Detras de cada homosexual hay una persona muy amada por Dios. Tengamos cuidado, quizá no estemos de acuerdo con la conducta, pero eso no anula a la persona.

Anónimo dijo...

Lo peor de todo, como usted subrraya, no es la conducta de esas personas, es la diarrea mental de los políticos y medios de comunicación.

Anónimo dijo...

En esta dirección se aclaran algunas cosas:
http://www.esposiblelaesperanza.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1173:dr-robert-spitzer-en-ingles&catid=226:videos-de-otros-autores&Itemid=253

Anónimo dijo...

El espectáculo es deprimente. Sobre todo el de los políticos y progres que hacen de algo tan triste o antinatural toda una hazaña del género humano, un paso más para alcanzar el poder o disfrutar de él a manos llenas.
De la gallardonitis ni hablo.

Anónimo dijo...

A pesar de las mentiras del lobby gay, el cambio es posible:

"Aunque muchos proveedores de cuidados de salud mental y asociaciones profesionales han expresado un escepticismo considerable de que la orientación sexual pudiera cambiarse con psicoterapia y también suponían que los intentos terapéuticos de reorientación producirían daño, la evidencia empírica reciente demuestra que la orientación homosexual puede cambiarse terapéuticamente en clientes motivados, y que las terapias de reorientación no producen daños emocionales cuando se intentan (ejemplos: Byrd & Nicolosi, 2002; Byrd et al., 2008; Shaeffer et al., 1999; Spitzer, 2003)."

Essential Psychopathology and Its Treatment, Editorial W.W. Norton & Company, pág. 488. Éste es el texto básico usado en la mayoría de programas y escuelas de medicina psicológica.

Noticia completa:
http://www.esposiblelaesperanza.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1022:el-manual-de-psicoterapia-de-eeuu-edic-del-2009-acepta-que-la-orientacion-sexual-pueda-cambiar&catid=128:autoayuda-recursos-noticias&Itemid=255

Los mejores libros sobre el tema:
http://www.esposiblelaesperanza.com/index.php?option=com_content&view=section&id=47&Itemid=252