Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


lunes 1 de septiembre de 2008

Preferencias


Un buen trago de agua fría al llegar a casa. La música de los tilos. Los libros más viejos, y entre sus páginas la caligrafía del tiempo. El aroma indiscutible del sándalo y de las almohadas de mis hijos. Los colores siempre vivos de los recuerdos. El silencio de las iglesias. Esas fotografías enmarcadas en mi vida. Los escurridizos renacuajos de la infancia. Una sola palabra suya… El vuelo de las capas mosqueteras. Abrir por la mañana una ventana cualquiera. La mano de Juan Pablo II en mi mano. Tender la ropa a última hora de la tarde (para hurgar a conciencia en esos tonos violetas del cielo). El silbido de las balas que disparan los indios. El sencillo acto de abrir un libro. Las conversaciones nocturnas con mi padre… y esa calma. Recibir una carta manuscrita de un ser querido (un bien muy escaso, por las misivas en si y por el cariño). Los poemas de Ibáñez-Langlois desde hace muchos años. El río Jiloca a su paso por el verano, y sus remansos cristalinos. La pompa y el fasto de los juncos y de las moreras, y de ese cuello suyo, y de sus cejas… Un buen helado de leche merengada con un poco de canela (sí, este mismo que ahora me ofrece Ana mientras escribo). Las campanas del primer día de trabajo… y la oración de la mañana. El alborozo de la familia cuando piensas que no puedes más. Presentar un libro de sor Emmanuel Maillard por iniciativa de la madre de Dios. El diálogo discreto con alguien que sabe de lo que habla… Sófocles, Tácito y Prudencio. Santa Catalina de Siena y María Zambrano. El canto gregoriano y Gwendal. La mística de la cocina y de todos estos papeles.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La presentación del libro, ¿ha sido ya?,¿cuándo,dónde es?.

Anónimo dijo...

"Recibir una carta manuscrita de un ser querido (un bien muy escaso, por las misivas en si y por el cariño)."
Con lo que escribe no me creo que escasee el cariño,será que sigue queriendo cada vez más.Yo también.

Anónimo dijo...

La mayoría quiere ir a Nueva York,yo quiero ir a Medjugorge y ahí andamos.
Si lo organizo con unos amigos tendré un aliado,pero habrá que trabajárselo para que el resto lo prefiera también.Bueno,algo hemos avanzado,ya no les suena a chino,pero debo hacer que les suene emocionante,atractivo;más atractivo que los Yanquees,la estatua de la Libertad ,el Empire State ,Manhattan,el puente de Brooklyn,las compras...para mí no hay color,me da igual que el dólar suba y no cruzar jamás el charco.
Tengo que convencerles y voy a necesitar ayuda,pero sé a quien acudir.

Anónimo dijo...

Me encanta como escribe, porque logra que uno se emocione con lo corriente. Esta sucesión de acontecimientos que escribe hoy es una sucesión de milagros a los que nos acostumbramos muy deprisa.

Anónimo dijo...

Pa gustos los colores y si me quieres mortificar ponme a Gwendal.

Anónimo dijo...

Me quedo con "el vuelo de las capas mosqueteras" y la música de los tilos.
Es como un collage precioso de sus días.

Anónimo dijo...

¿Preferencias? Las imágenes y los textos de este blog. Chapó!