Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


domingo 7 de septiembre de 2008

Demagogia asesina


Ya estamos. El vigente gobierno español a lo suyo. La economía les supera en todos los frentes, la gente está con el agua al cuello, pero ellos erre que erre, a tergiversar y a distraer la atención con lo de siempre. La sangría clama al cielo, pero los inocentes vuelven a pagar el pato de la retahíla amoral y progre. Nuevo retoque de la ley abortista. Eso sí que es gobernar con tino demoníaco. Menudos fantoches. Morirán matando. Ayudas reales a las familias y a las mujeres nones, pero ayudas a esos centros “clínicos” de holocausto lo que haga falta. Hay que distraer, hay que destruir, hay que dinamitar, y sembrar el caos en las entrañas mismas de la vida. Creyéndose sus propias idioteces. La mujer, la mujer, la mujer; la defensa de su cuerpo y dignidad. ¿Dignidad? Y para ello matan su alma a la vez que el cuerpo de los hijos, como hienas. “Ampliemos, ampliemos todavía más la ley del aborto”... ¿Ley? ¿Qué ley es esa, legisladores de la muerte? ¿Desde cuándo se puede considerar ley la promoción del asesinato? Y estipulan y gesticulan y manipulan. Venden la tortura y la agonía de los más pequeños e indefensos en su propio provecho mediático o electoral, y son incapaces de ver el estertor moral en el que se encuentra España. Señores, no es que vayamos derechitos al infierno, es que ya vivimos en él. Me da igual lo que piensen. La repercusión de este pecado ya nos está pasando factura. Vivimos en un cementerio. Vacíos de Dios, vacíos de certezas, sólo nos queda seguir dilapidando la existencia entre frivolidades y mentiras. Hipócritas y embaucadores, réprobos de la inteligencia, mezquinos y aduladores, ¿a quién queréis engañar? El mal os deja ciegos y queréis cegar a todos. ¡Basta! El amor es más grande…

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Millones de gracias,Guille.
Este asunto me pone enfermo, me da la impresión de que nada puedo hacer y me puede la impotencia; es lo que ellos quieren , que me quede quieto,calladito,mirando para otro lado,y no estoy dispuesto.
Voy a escribir cartas al director,voy a recomendar tu blog,voy a colaborar con unas monjas que ayudan a embarazadas,y voy a empezar por objetar a la asignatura de Educación para la Ciudadanía,no quiero que mis hijos escuchen ni una sola vez una justificación del asesinato o que se es más digno y se tiene más derecho a vivir cuanto más perfecto (según sus cánones) se es.
Y voy corriendo a pedirle fuerzas a mi Madre.
Y vuelvo a darte las gracias por tu valentía.
Gracias por el Amor.

Anónimo dijo...

Tengo un casi permanente dolor de estómago,algo que no es nada o lo será, algo que me atraganta la comida y no me deja dormir,como ahora,algo que a veces pienso que se debe a querer callar y tragar tanto pecado,a cerrar nos ojos, a no ser capaz de salir a la calle y denunciar cada uno de estos asesinatos.
Callar me hace cómplice del holocausto y responsable al fin.Sueño con miles de niños preguntándome,uno tras otro, por qué,por qué no hice nada.
No puedo dormir,es lógico,es lo de menos.

Anónimo dijo...

ESTREMECEDOR, no puedo decir más.

Anónimo dijo...

Hace unos años vi cómo se emocionaba un famoso cirujano cardiovascular al recibir,de manos de mi padre a quien había operado,un obsequio en el que había escrito:"Viva la madre que te parió".Había fallecido ,pero el cirujano contestó:"vive" y mi padre añadió:"y hoy es más feliz".

Quisiera poner, precisamente hoy,en tu blog estas palabras:Viva la madre que te parió,que vive,y hoy más orgullosa,si cabe,de ti.Felicidades.

Anónimo dijo...

Duermo poco,ya lo sabes.
Estoy escuchando ahora mismo el testimonio de una madre que abortó,y la estoy acompañando en sus lágrimas. Te lo he dicho en cope,el hijo es la principal víctima,el inocente,pero la madre es otra víctima porque la mayoría no saben o no quieren saber lo que hacen,y hasta que no es demasiado tarde no se dan cuenta.

Hoy tb en vela.

Anónimo dijo...

Este holocausto de inocentes que nos toca presenciar es devastador! Dios tenga piedad de todos nosotros, lo que callamos también somos culpables!! Sigue así tan valiente alientas a los demás a serlo también.

Anónimo dijo...

Considero que no debe haber motivo para quitarle la vida a un ser humano, quienes lo hacen no tienen perdón de Dios ni cabida en el cielo...

Anónimo dijo...

muy bien muchas reflexiones profundas i certeras pero aki falla la prespectiva, falta fuerza i falta valor i faltan sentimientos de reveldia, es komo si todo estuviera tan massificado k hasta nuestra fuerza i energias se repartiessen en esta mierda de mundo,
eso si alimentando el sistema suicida actual. NI DIOS NI OSTIAS, la solucion es desarrollar nuestra profundidad maligna, es k a caso se puede salvar el mundo haciendo el bueno en un mundo de locos, pues io creo k no, se podrian considerar malos a la gente k arruina el mundo?¿?¿ no son malos, son descerebrados