Bienvenidos

Presento este blog con gran ilusión. Y alegría. No sé si servirán para algo los apuntes que yo pueda escribir aquí cada cierto tiempo. Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo.


viernes 16 de mayo de 2008

Madurez


¿Se puede saber en qué consiste? Madurez, madurez ¿dónde estás, dónde te escondes? Me dicen que tengo que ser maduro, y que definitivamente me caiga del guindo. Vamos, comportarme como todo un señor adulto, y hacer las cosas en su momento, y tener muy claro el orden de prioridades y, por favor, dejar de una puñetera vez tanto blog y tanto libro. Total para nada, para lo que sirve. Pero resulta que eso que llaman madurez es algo que no acabo de entender muy bien. ¿Ser maduro qué significa? ¿Significa ponerse la corbata y ganar más dinero? ¿Significa hacer lo que me digan y ordenar escrupulosamente los recibos del gas? ¿Significa hablar siempre de cosas muy serias y dejar los versos para mejor oportunidad?

¿Qué es la madurez exactamente? Porque no lo entiendo, de verdad. Aunque… puede que lo que intenten decirme es que no piense tanto en evanescencias espirituales (tanta hiperestesia no es conveniente) y me dedique un poco más a la contingencia material. Puede que sea eso. Y por lo visto no atino con ella. Con la madurez, digo. O con ese tipo de madurez que me piden. Y, sin remedio, me dejo llevar por la brisa, o creo que lo importante está en la flor de los almendros, o en la fogosa espuma del mar. O en los tonos naranja de ese cuadro de Rothko. Claro, si mis hijos vieran a un señor trajeado al volante de un buen coche… Pero no sería yo, estoy seguro. No me reconocerían. Además uno tiene poco reprise, y no conduce. Y suele ir con vaqueros.

Creo que la madurez a la que me exhortan no me interesa ni a mí ni a los míos. No por pereza, o tozudez. La madurez consiste en ser cada uno como es -no como los demás les gustaría que fuera-, en reconocerse cada mañana y bregar por ser feliz en cada circunstancia. En la que toque. Para mí ser maduro no es necesariamente ser un tipo duro, o ser manitas, o planificarlo todo hasta el más mínimo detalle. Para mí ser maduro es querer a la gente. Es tener corazón vaya.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Si para madurar hay que dejar de ser alegre,ingenuo,sencillo,crédulo,entusiasta,
abierto,
chispeante,imaginativo,impetuoso,transparente,
o confiado mejor no madurar.No me gustan los antónimos de esas palabras,ni las corbatas.

Anónimo dijo...

Goethe decía que cada edad tenía una filosofía distinta:niñez-realismo,juventud-idealismo, madurez-escepticismo.

Prefiero no madurar.

Anónimo dijo...

Mire,creo que se equivoca,la madurez implica alcanzar cualidades que usted,a mi parecer,tiene de sobra.Si hay madurez, se soportan las dificultades con entereza,la persona madura sabe dominar su propio cuerpo y no es esclava de sus caprichos, la madurez incluye un ejercicio responsable de la libertad, reconociendo y reparando los errores y sus consecuencias y,por último, una persona madura desea servir a los demás, huyendo del egoísmo,dígame,¿qué hace usted,si no,escribiendo en su blog?

Anónimo dijo...

La madurez a veces es el grito de guerra de los más inmaduros, o de los inseguros. De la gente que se siente incómoda consigo misma y contigo, porque no eres como a ellos les gustaría que fueras.

Totalmente de acuerdo contigo. Ya está bien. Puede que para algunas personas la madurez mayor se encuentre leyendo novelas, o con ese genio que pocos entienden.

Anónimo dijo...

Tengo hijos y estaba pensando en ellos,¿cuándo dijimos la primera vez que Pablo era muy maduro?,la verdad,no lo recuerdo.Puede que fuera alguna de esas veces que dejó de ir a un partido por explicarle a un amigo,o cuando se quedó sin salir un viernes porque debía cuidar a los chicos y no protestó y nosotros nos fuimos tranquilos,o cuando reconoció que no necesitaba más ropa ,que aquella camiseta era un capricho,o cuando aún sonaba el portazo y ya estaba pidiendo perdón,no sé, el caso es que quiero que mis hijos maduren,enseñarles a volar sabiendo que la mejor brújula está en su corazón.

Anónimo dijo...

Madurar es dejar que te crezca el corazón.Sólo eso.

Anónimo dijo...

Madurar es eso que dice al final:querer a la gente,tener corazón.Ya me gustaría a mí,ya, ser tan maduro como usted.

Anónimo dijo...

Maduro es, por ejemplo, aquel que sabe apreciar la buena pintura. ¿La imagen es un cuadro de Rothko verdad? Un fenómeno el tio.

Anónimo dijo...

He terminado de leer estas líneas con lágrimas en los ojos. Soy así de inmadura supungo. ¡Qué manera de escribir!

Anónimo dijo...

Voy a interpretar su pensamiento. Usted, en estas líneas, es cono si nos dijera a los demás: "Por fin he encontrado la madurez. Estaba escondida en la belleza".

Me parece que no me equivoco.

Anónimo dijo...

Madurar es tener corazón,dice,para que te lo rompan,digo yo.Pues no.Madurar es aprender a no tener corazón,que ya está bien de ir de tontos por la vida,que si perdonar,que si la otra mejilla...madurar es pensar en lo que le interesa a uno y los demás que se apañen.

Isabel dijo...

La fruta madura es la que se puede comer,la que ha completado su proceso de desarrollo y sirve para darse a los demás.

El hombre (la mujer) maduro, es el que trata de completar su proceso de desarrollo cada dia para servir a los demas, es aquel que busca la verdad, la encuentra, la ama y acopla su vida a la verdad y, ademas, consigue servir a los demas