Bienvenidos

Presento este blog con gran ilusión. Y alegría. No sé si servirán para algo los apuntes que yo pueda escribir aquí cada cierto tiempo. Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo.


miércoles 7 de mayo de 2008

El poder de los inútiles

El gobierno de los inútiles sólo puede llevar al desastre. Tarde o temprano la situación se vuelve insostenible. Todo se les va por la boca. Incontinentes bocazas que hablan y hablan sin apenas leer un libro. Se disfrazan de estadistas muy demócratas ellos, y les preparan guiones y discursos, o improvisan a la sopa boba durante horas… Escuchen con atención: no dicen nada. Malgastan el poco seso en la discordia y la gresca. (O en un síncope de bonitas palabras y fastos). Son chulos insoportables y se ciscan en la ética política según convenga a su bolsillo o a sus adeptos.

Los prejuicios personales perjudican a su patria, pero les da igual. Tienen una gran fe en la revolución según el antañón catecismo marxista, pasado por la turmix frenopática bolivariana o lo que se tercie. El denominador común de todos ellos es el gusto por la necedad y el espectáculo. Algo que cumplen escrupulosamente. Están en dictaduras, pero también en algunas presuntas democracias. Los cortos cuando ejercen el poder son los más peligrosos. Se pongan el traje que se pongan nunca lograrán realzar su roma inteligencia, ese aspecto pantomimo pomposo. Y sin dejar de cacarear.

Y si la oposición achucha o exige un poco de sentido común, corren a parapetarse entre el paripé de palabras como solidaridad, progresismo, igualdad…, y demás trampantojos retóricos. Palabras de propaganda y simulacro. El gobierno de los inútiles finge muy bien lo que no hace, y lo que hace es un fiasco. Y se da lustre a base de entelequias, artistas amigos o ciertos medios de comunicación europeos (prestos para una oportuna tergiversación), diciendo lo que la gente quiere oír. Ese es el busilis de la cosa, el perpetuo paraíso de los bobos. Y ya saben, opinar de otra manera es catastrofista, propio de gentes abyectas y desleales.

¿Cómo puede consentirse que en pleno siglo XXI ocupen el poder personas sin un mínimo de preparación y talento, de pesquis y diplomacia, de idiomas y cordura? Pues ahí están. Como Evo Morales, en Bolivia. A punto de dar al traste con la unidad de su propia nación. Y los pobres cada vez más pobres. Y los de siempre en la inopia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay muchos Evo Morales por el mundo, cada uno con sus lúgubres matices. Desde luego en Hispanoamérica los "morales" son la mayor lacra. Gente que se cree iluminada por no se sabe muy bien qué tonterías. Gente que va a lo suyo y pasa de sus respectivos pueblos. Muchas veces gente semi analfabeta en todos los sentidos. Dictadores en potencia, que siempre tienen la razón. Horteras y cantamañanas. Hispanoamerica es el paraíso de los dirigentes idiotas.
Ya me he desahogado. Menuda panda. Y veo que no sóy sólo yo el que lo piensa. Aquí en España -llevo ya muchos años acá-, ustedes los españoles se quejaban del trio de las Azores, con Aznar, Blair y Bush. Se piense como se piense gente bastante normal y políticos de altura. Pero yo, cuando me vi a mi Evo, con Chávez y con Castro... ¿Comprenden mi enfado, mi envidia? Y como suelo leer observo que las izquierdas españolas no dan importancia a esos tres juntos. Es más, les animan y se solidarizan con su idiotez. ¿Les hemos hecho algo para que nos deseen tanto mal y defiendan lo indefendible, regímenes liberticidas? ¿Se quejan de Aznar? Españoles amigos, con todos mis respetos: no saben lo que dicen, no valoran lo que tienen o tuvieron. No deseen para los demás lo que no quieran para ustedes por favor.
Daniel.

Anónimo dijo...

EL GRAN PODER DE LOS GOBERNANTES INÚTILES ES LA IGNORANCIA DE LOS DEMÁS, LA FALTA DE VERDADERA FORMACIÓN Y DE CRITERIO SÓLIDO. NO LA PAPILLA QUE NOS DAN EN SU PROPAGANDA O A TRAVÉS DE LOS MEDIOS.

Anónimo dijo...

Para cualquier trabajo se exige una capacitación increible de experiencia, títulatría y másteres. Sin embargo puede ser presidente de gobierno cualquier mindundi avezado en trepología y majadería.

Anónimo dijo...

Cada vez que abro el periódico o pongo la radio o la TV, comienzan a aflorar las declaraciones de los inútiles. Un estupendo gremio que nos hace la vida políticamente imposible con su pompa cerebral.