Bienvenidos

Presento este blog con gran ilusión. Y alegría. No sé si servirán para algo los apuntes que yo pueda escribir aquí cada cierto tiempo. Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo.


lunes 5 de mayo de 2008

De regreso


Veamos. A mí lo que me pide ahora el alma
es liarme con unos cuantos versos de piedras
submarinas y reflejos en las olas.
Esos verdes escarlata o ese musgo
adherido al paisaje.
Describir con cierta solemnidad la perseverancia
del tiempo en el movimiento de las mareas.
(Malos o regulares versos, no sé,
pero es que no siempre cabe la belleza en la prosa).

O comienzas a escribir y de pronto estalla la luz
en la umbría del bosque de los años,
y la memoria siente aquella misma brisa
que acariciaba la hiedra. Y las palabras
se quedan sin saber qué decir,
observando
lo inaccesible de las rocas (y de la vida),
sintiendo en su interior el abismo
de Dios en el sonido del agua.

Es todo un vértigo sobrenatural,
un cúmulo de instantes
sagrados.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay paisajes de los que no se puede desprender uno jamás ¿verdad? Y este poema acoge algunos de ellos, y yo intento ver entre sus versos ese disfrute, esa manera de no olvidar nunca.

Anónimo dijo...

Lo he leído con gran provecho y admiración.

Anónimo dijo...

Ese vértigo ante lo bello-sobrenatural, ante el espacio pintado de nubes... Lo veo en tu poema. Lo leo.

Anónimo dijo...

No me canso de leerte. Este tipo de poemas tuyos son los que más me gustan. No tan breves y con imágenes subyugantes.

Anónimo dijo...

Tengo 17 años. Y quiero estudiar filología. A pesar de que me dicen que no me llevará a ningún sitio. Me gustan las palabras. Y sigo las suyas desde hace un tiempo. Este poema -De regreso- es precioso. Lo he imprimido y pegado en un rincón de mi carpeta, junto a otros de otros poetas que me gustan especialmente: Antonio Machado, Claudio Rodríguez, Bécquer, o Carlos Marzal. ¿Me podría decir un poeta español o varios que no debería perderme? Se lo agradecería. Begoña.

Anónimo dijo...

Creo que es un gran poema lírico.