Bienvenidos

Presento este blog con gran ilusión. Y alegría. No sé si servirán para algo los apuntes que yo pueda escribir aquí cada cierto tiempo. Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo.


jueves 17 de abril de 2008

¿Por dónde voy?


Cuando salgo de mi casa no sé qué camino tomar. Si optar por la izquierda o por la derecha. O quedarme en el portal esperando algo que me decida. Claro, el asunto está en saber dónde vas, en tener un destino previsto, o siquiera aproximado de la realidad que sueñas. Pero eso no es tan sencillo como parece. Envidio a los más decididos, a aquellos que no titubean. Esos que van tan garbosos por mitad de la acera, la mirada al compás de la primavera, y los pasos tan ordenados que da gusto verles. Semejante porte, y tan pulidos. Al menos por fuera. ¿Serán del todo verdad? Ellos y ellas. Yo no soy así. Y bien que lo siento. Para empezar no estoy seguro de casi nada y me mareo en los pasos de cebra. Soy un equilibrista en mi propia vida. Y si tomo un autobús dudo si es el correcto o si voy en la dirección adecuada. Más de una vez he tenido que apearme al final del recorrido por andar encaprichado con una novela. Y los semáforos me dejan pensativo. Y también las fuentes, mientras salpican su brillo. ¿Izquierda? ¿Derecha? Vamos allá. Venga. Al fin y al cabo todos vamos al mismo sitio.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Delicioso, sencillamente delicioso.

Anónimo dijo...

Mira que he hecho promesa de callarme, pero es que no sé callar, ya me conoces. Y es que no me puedo quedar tan tranquilo con lo que dices, porque hoy (¿sólo por hoy?) y en mi opinión(¡voy aprendiendo!) te equivocas.
¿Quién te ha dicho que todos vamos al mismo sitio?. Si fuera así estaría tan contento rascándome la barriga, pero no, hijo, no. No puedo estar tan tranquilo sabiendo dónde iré yo;sabiéndome culpable, culpable por no amar y hacer daño, culpable por no evitar tanto dolor, culpable por callar, por mirar para otro lado,¿izquierda?,¿derecha?.
Ya me gustaría,ya,ir a la casa del Padre contigo,pero mucho me temo que no me dejarán entrar,precisamente por callar.

Anónimo dijo...

Es como si nos hablaras de la misma vida- ese salir de casa es el nacimiento- y al final todos llegamos al mismo sitio es la muerte. Y por enmedio lo demás. Tú que te ves que dudas en peligroso equilibrio, que piensas despacio las cosas y que todo te llama la atención. Bueno, no sé, a mi me ha dado esta impresión. Que te cuesta salir de casa. Y adivino que estás mejor entre libros o escribiendo. Y que no sabes si la realidad te sueña o la sueñas o vete tu a saber.

Lo que más me gusta es que en tan pocas palabras aciertas a ver tan claro. Y me parece un verdadero poema. No sé lo que pensarán los demás.

Anónimo dijo...

Yo iría por la calle del medio, con narices y sin miedos.

Anónimo dijo...

¿A dónde dices que vamos?.
(Estas cuestiones existenciales me vienen grandes).Explícate,anda,piensa en nosotros,los torpes.

Anónimo dijo...

Acabo de leer el periódico.Ya sé dónde vamos:¡ al paro!