Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


domingo 16 de mayo de 2010

“Dime quién soy”, de Julia Navarro


Son muchos los escritores de formación periodística. Y en el periodismo del siglo XX y lo que llevamos del XXI se ha gestado una prosa espléndida, vivaz, fulgente. Desde Julio Camba o José María Pemán hasta David Gistau. O Juan Manuel de Prada. En el periodismo germinó la fuerza de Miguel Delibes o la de Francisco Umbral, o la de Arturo Pérez Reverte, que no es poco. El periodismo pule y forma a grandes escritores. En el periodismo nos encontramos la cautivadora prosa de Antonio García Barbeito, sin ir más lejos, por la que tengo auténtica devoción literaria. O la de María José Navarro, o José Luis Alvite. Y tantos más. Recuerdo leer artículos de Julia Navarro, cuando mi pasión por la prensa era descomunal, y escondía los periódicos debajo de los libros. Y leía más que estudiaba, que no sé si era -y es- algo malo, bueno o regular. Pero me sentía feliz, y disfrutaba, y aprendía.

No son pocos los periodistas que se han pasado a la ficción, o que han hecho un intento, o dos, ante la posibilidad de un argumento más para su vida. Quizá un poco hartos de esa otra ficción que es la política, o del día a día de una inmediatez periodística que cansa al alma con sus tropelías, o como queramos llamarlo. Y Julia Navarro (Madrid, 1953), después de unos cuantos libros de análisis histórico-político, escribió -y publicó en 2004- La Hermandad de la Sábana Santa (que dio en la diana del éxito popular), y llegaron después La Biblia de barro (2005) y La sangre de los inocentes (2007). Bueno, bueno, algo espectacular. El éxito, digo. Traducciones a tutiplén y sus novelas en todos los aeropuertos del mundo. Con una buena dosis de trabajo (supongo) y una no menor de imaginación, ha conseguido Julia Navarro auparse al Olimpo de los libros más vendidos o bestsellers. El mérito está ahí y hay que reconocerlo. Pero antes de nada debo decir que yo no me he leído ninguna de esas novelas suyas. Confieso que he vivido -y vivo- con abundantes prejuicios hacia este tipo de literatura de listas y escaparates. Pero cada uno es como es. Y eso no quita que haya trajinado por libros de todo pelaje y condición. Y punto (que diría la estupenda narradora que es Mercedes Castro).

Sin embargo, cuando llegó a mis manos la última novela de Julia Navarro, supe inmediatamente que la iba a leer. No sé muy bien el motivo, pero lo supe. Intuí que Dime quién soy (Plaza Janés) me iba a gustar. Que esta novela era una vuelta de tuerca y un desafío. Y cumplidas 1.097 páginas de lectura sé que mi intuición no me ha dejado en mal lugar. Y que lo ha conseguido. Sé que desde ahora voy a leer a Julia Navarro. Dime quién soy es una gran historia. Con esta novela su autora da un puñetazo en la mesa de académicos y crítica, y demás exquisitos. Con esta novela su obra ha comenzado una nueva etapa, estoy convencido. Una novela que ha nacido con una gran vocación de madurez literaria, de ímpetu, de permanencia. Se le nota la ambición, las ganas de profundizar en el alma de sus personajes y de la historia. No es fácil aguantar el pulso, la intensidad y la tensión de la trama y del drama a lo largo de tantas páginas. Y ella lo hace. Con desenvoltura y precisión. Y con la emoción necesaria.

¿Quién es Amelia Garayoa? ¿Qué simboliza, qué representa? ¿Es su vida una visión romántica, una rebeldía, una constante inquietud por los demás o por lo que pasa? Es todo eso y mucho más. Cuando su bisnieto Guillermo -por encargo familiar- comienza a indagar sobre ella va descubriendo su carácter, y va perfilando lo que era: “Me quedé dormido pensando en que Amelia Garayoa, aquella misteriosa antepasada mía, había sido una romántica temperamental, una mujer ansiosa de experiencias, constreñida por las imposiciones sociales de su época; un tanto incauta y desde luego con una clara tendencia a la fascinación por el abismo”. Una mujer lista, a la que la experiencia y el dolor que conlleva la vida, que va madurando y transformando en una constante caja de sorpresas. El siglo XX es el siglo del dolor por antonomasia. Y Amelia lo va recorriendo y conociendo de primera mano; en la geografía de su mismo cuerpo torturado y, sobre todo, en su corazón no menos herido. Porque Amelia Garayoa vive de amor (supongo que como todos). Vive de darse, de entregarse, de olvidarse de si misma. Para ella la vida es una constante pasión, un sueño por el que hay que luchar. Y nunca se da por vencida. “La verdad es que lo de mi bisabuela huele a folletín”, insistirá Guillermo. Y al comienzo hasta el propio lector lo cree así. Pero no, la vida de Amelia tiene muchos más matices y el lector se siente involucrado en su propio presente. La obra posee una carga moral que trasciende lo que podría haber sido una novela más. Y esa es su verdadera entidad.

El libro es la recuperación de una memoria que estaba perdida, o en vías de perderse para siempre. El libro es una elegía y un drama; evocación y nostalgia. Es la aventura que es todo hombre. Y su tragedia. Es el amor que redime, es el compromiso con los ideales, es la lealtad con los amigos, es el sentido del deber y de la justicia. Amelia se enamora de Santiago y se casa con él. Fruto de ese amor nacerá Javier (el abuelo de Guillermo, el que investiga). Y en un error del que siempre se arrepentirá se marcha con Pierre Comte, el revolucionario. Deja Madrid y a su hijo. París, Buenos Aires, Roma, Londres, Moscú. Pierre, su gran amor, al que seguirá hasta la muerte. Y Berlín, y Varsovia. Y el británico Albert James, periodista de enjundia. Y el barón Max von Shumann, oficial de la Wehrmacht. Y El Cairo, y de nuevo Berlín. Y visitas puntuales a Madrid. La España asfixiante de la preguerra (“aquí dedicamos mucho tiempo a fastidiarnos los unos a los otros”), el terror de la guerra civil, y la tristeza de la postguerra. Y la agonía de Europa, estrangulada por el homicidio sistemático hitleriano o estalinista, por la barbarie más atroz que ha asolado los países, las conciencias y las almas. Y la guerra fría.

Dolor, dolor, dolor. Y amor, amor, amor. Y de por medio la vida con su suspense y su acción. Y la reflexión sobre su sentido; y el desamor, y la muerte, y la supervivencia. Dime quién soy es la búsqueda de una identidad personal, pero también familiar, social e histórica. Pero sobre todo es un encantamiento literario, un disfrute narrativo. Yo salgo fascinado de esta lectura.

45 comentarios:

Anónimo dijo...

Le agradezco esta referencia. Había visto la novela y no estaba segura. Ahora veo que puede que esté bien. Es que me había quedado sin libro.

Mª Victoria

Anónimo dijo...

Lo tuve en mis manos pero yo no compro nada que no salga en el Escritorio de Guillermo Urbizu, ahora regreso por el.
Muchas gracias.

Agus dijo...

Lo estoy leyendo en este momento...hace muchos años que no me quedo hasta las 4 de la mañana leyendo,y no puedo parar porque cada pagina te arrastra a la siguiente!

Anónimo dijo...

Ya lo he comenzado a leer. La protagonista está a punto de casarse con Santiago.

Anónimo dijo...

Ya lo he leído. Me ha entusiasmado. Y como usted fue el culpable de que leyera esta novela no quiero dejar de agradecérselo.

Sandra G.

José Antonio Bielsa Arbiol dijo...

Julia Navarro, antes que una escritora, es una persona que vive de la escritura, un producto fabricado por el marketing más amoral. Entrar a cuestionar sus valores estéticos es absurdo, porque no los tiene. A lo sumo, fusila malamente la escritura decimonónica, sin que en ningún momento podamos estar hablando de Balzac, ya no digamos de Stendhal o Flaubert. Es curioso observar en las librerías y grandes superficies del orbe las piladas de libros de esta señora, quien no dudó en confesar, con bastante mala fe por su parte, que lo que más le había sorprendido... había sido su arrollador éxito. Hablaba, claro está, de dinero, no de literatura. Si el preclaro don Nicolás Gómez Dávila tuviera entre sus manos un libro de Julia Navarro, no dudaría en arrojarlo a las llamas del fuego eterno/ignorarlo.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que la tal Navarro no quiere ser Balzac o semejante. Creo que ha querido escribir una entretenida y más que decente novela. Para lo que se estila ya es mucho.
Yo he disfrutado como nunca y le agradezco este novelón que tan bien ha reseñado Urbizu.

Pilar Gutierrez.

Anónimo dijo...

La verdad es que me sorprende entrar a buscar críticas de este libro y encontrarme con que casi todas son buenas...No se porque será, porque lo cierto es que, desde mi punto de vista, no las merece ni remotamente. Y no por hacer uso de un lenguaje bastante popular (lo cual agradezco enormemente) sino por otras muchas cosas como son que los personajes no tiene personalidad alguna, que las conversaciones son todas ellas superficiales, que, desde mi punto de vista, cuando se habla de algo histórico hay que esforzarse un poco en describir lugares, ambientes y sobretodo, contexto histórico y por último y más grave, en una novela que trata la historia no puede haber tantísimos errores de carácter histórico. Esto último creo que un novelista de la talla de Navarro debe informarse bien antes de escribir nada porque sino, para los que sabemos un poquito, el texto se convierte en un disparate propio de un principiante.
Por lo demás, decir que la trama está bien, no es la mejor que Navarro ha escrito, pero está bien.
Gracias por leerme y aceptar mi crítica constructiva.
Roberto Navarro Montes.

Roberto dijo...

Anoche terminé de leer el libro. En contra de sus detractores que desean sea un Balzac o algo mas, o aquel que dice que los personajes no tienen personalidad y es superficial, podrían pensar que está contando una historia desde terceros, es difícil saber como se sentía esa mujer, a lo sumo, y lo que hace, es suponerlo. Y si don Nicolás Gómez Dávila tuviera en sus manos el libro, se lo tiraría a tal Sr. D. José A. Bielsa, porque también hay que bajar un poco a la tierra. Felicidades por la sugerencia de este blog.

Luis Alberto dijo...

Pues he comenzado a leer este libro con un poco de recelo, sinceramente no esperaba mucho las primeras paginas se me han antojado un tanto molestas saber de una chica mimada que emprende muchas actividades por un tanto de reveldia como de ingenuidad pero ya avanzando en la lectura encontras el buen sabor de que esta lectora te obliga a prejuiciar tanto del libro como de amelia pero sin dejar de irte enganchando poco a poco hasta que llega un momento en que sin darte cuenta ya estas por la mitad del libro y se te antoja mas!!

Anónimo dijo...

Me ha encantado el libro de Julia Navarro. Tenía usted razón. Genial. Me da pena haberlo leído ya.

Fede.

Anónimo dijo...

Debo ser de otro mundo.... Me regalaron el libro por mi santo, hablandome maravillas del mismo... En la página 300 he dejado de leerlo , de no ser un regalo no habría pasado de la 100.

Lo que más me sorprende son la cantidad de críticas favorables que se pueden leer...a mi el vino picao no me lo cuelas por Don Perignon.

Anónimo dijo...

Sergio desde Chile:me he entretenido leyendo esta ambiciosa historia..son inevitables las comparaciones de algunos pasajes con las vivencias en Chile durante la cruel dictadura de Pinochet, que más podemos agregar sino en coincidir que no hay tiranía ni dictadura buena, son todas terribles y convierten a algunos seres humanos en bestias, a otros en heroes y a los más en cobardes complices que rápidamente pierden la memoria y se acomodan a su antojo. Respecto de la crítica a la autora, respecto de si es literatura o no, aquí se tiene la misma estúpida y arrogante discusión respecto de la obra de Isabel Allende.

Anónimo dijo...

La compré porque la vi recomendada aquí, y no me ha desilusionado, todo lo contrario. Es una novela que no hay manera de dejar hasta que termina.
Enhorabuena a Julia Navarro. Espero la siguiente novela con ganas.

Nico.

charo dijo...

Dudé mucho antes de comprar el libro pues hace tiempo ya lei algo de la autora y no me gustó, pero dado que el argumento era interesante y nada tenía que ver con lo anterior finalmente lo compré. Supongo que en el fondo esperaba encontrarme con algo tan estupendo como "El corazón helado" de Almudena Grandes.
Decepción total. Voy por la página 700 y pico; no lo dejo porque el otro libro que me llevé de vacaciones ya lo terminé y porque en el fondo supongo que me cuesta no acabarlo cuando ya he avanzado tanto.
Con poco más de 100 páginas leidas era consciente del engaño en el que había caido comprando el libro (y leyéndolo). No me ha resultado creible en ningún momento y conforme avanzo menos me resulta; además resulta repetitivo y, aunque la idea de la autora haya sido escribir un best seller como en ella es habitual, pienso que no engancha en absoluto. Gramaticalmente penoso; pienso que al menos debería haber cuidado eso.
Cuando recuerdo que en las vacaciones del pasado verano lei "Vida y destino" y ahora estoy con esto siento ganas de llorar.

Anónimo dijo...

Buenas noches estoy leyendo la novela me llego mas o menos por la pag.500 me esta gustando, pero tiene unos errores que yo no puedo consentir, por ejemplo te presentan a la suegra con el nombre de Doña Blanca y en menos de 30 pag. la llama Doña Elena confundiendo el nombre con el de la tia, los viajes que hace Amelia los haria en un 747 porque mi familia en esa epoca tardo 45 dias en llegar a Argentina y ella en 8 esta en Mexico...la historia me encanta pero creo que la autora se tenia que haber profundizado mas en algunos temas. Esta es mi humilde opinion.

Anónimo dijo...

Una historia apasionante. Engancha y no puedes dejar de leerla, porque quieres saber que es lo siguiente que pasara. La acabe de leer ayer y en 4 dias me la he devorado. Hacia tiempo que no me enganchaba tanto un libro.

Anónimo dijo...

No consigo terminarla aunque voy por la 835. Simplemente no tengo costumbre de leer verticalmente porque ante todo me gusta disfrutar de cada frase y ejercicio de estilo del que carece totalmente esta novela. No entiendo como las repeticiones no llegan a enervar a cualquier lector; cada párrafo es un condensado repetido de los dos anteriores. Una forma muy astuta para llegar a rellenar tanto papel con una cierta plusvalía. Este libro bien podía haber sido una novela de bolsillo y venderse a 6 o 7€.
Lo de los personajes sin personalidad me puede molestar menos. Que las conversaciones sean de novela para niños casi se puede dejar pasar. La ausencia de estílo literario (que por momentos, en algún principio de capítulo parece que va a brotar pero que finalmente no) al menos aventaja a la velocidad de lectura. Pero lo absolutamente imperdonable es la linealidad de la trama y el pretexto narrativo que une las historias: Guillermo, que no funciona. No fun-cio-na. Es realmente muy enervante ver como una figura estructural llega a no funcionar.
Conclusión, lo estoy terminando, si, pero lo utilizo para dormirme a golpe de un par de páginas por noche.

Anónimo dijo...

"diagonalmente", quería decir diagonalmente y no verticalmente.

Anónimo dijo...

Este Jose Antonio Bielsa parece de otro planeta, qué pedantería. Los humanos de a pie nos conmovemos con las historias bien contadas, y he leído muchos comentarios resaltando la excelencia de este libro, me quedo con ellas. El otro día cumplí años y uno de mis regalos ha sido "Díme quién soy", aún no lo he podido empezar, porque tengo que acabar el que estoy leyendo, pero estoy ansiosa, no sé por qué, pero creo que promete, además escuché una entrevista en la radio a Julia Navarro y precisamente sobre esta novela y tiene buena pinta.

Anónimo dijo...

Después de leer la sangre de los inocentes, uno de los libros que más me ha entusiasmado en mi vida, sabía que tenía que leer este libro, me ha gustado mucho y lo recomiendo a todo el mundo. Si he de poner algún pero es que al tratarse de la primera edición hay varios errores tipográficos ,faltas de ortografía,tildes sobretodo, páginas mal imprimidas, etc. aunque supongo que en ediciones posteriores estos errores serán subsanados. Felicidades a la escritora y leeré más libros suyos sin duda. Mañana empiezo la hermandad de la sábana santa, a ver que tal, seguro que bien. Un saludo.

Anónimo dijo...

He terminado de leerlo y ya lo hecho de menos! Me siento como si me hubiese despedido de alguien muy querido. Hacía muchos libros que no me sucedía.

Anónimo dijo...

Estoy a punto de terminar la novela. Yo ya había leído otras de Julia Navarro, que me gustaron, pero como ésta ninguna. Me meto tanto en la historia, en los personajes, que ya varias noches he soñado que la historia de Amelia Garayoa la vivo yo misma. Mis felicitaciones a Julia Navarro por hacernos sentir de esta manera tantas sensaciones a la vez: el horror de la guerra, el amor desmedido de esa gran mujer que renunció a su vida por ayudar a quienes lo necesitaban...
La recomiendo a todo el mundo.

Susana.

Ramon dijo...

Es la primera vez que entro en este blog, y lo he hecho buscando alguna crítica sobre "Dime quién soy". Leí el libro ya hace algun mes, y lo hice porque un amigo me lo recomendó especialmente. Después de leerlo me llevé una decepción considerable y así se lo dije al que me lo recomendó. Estoy de acuerdo con Charo, que lo leyó casi por obligación en sus vacaciones,me parece un libro absolutamente repetitivo, con una gramática, sìntáxis y recursos literarios muy pobres. Lo cierto es que he oido y leido opiniones encontradas. La mía va en la línea de pensar que es una mala novela de una escritora, discúlpenme, mediocre.

Anónimo dijo...

Yo estoy a menos de 100 páginas del final, y si voy a llegar ahí, es porque no suelo dejar a medias cualquier libro que empiezo. Sólo me ha pasado con Matilde Asensi. Dijo alguien que no hay libro malo, pero este me está pareciendo insufrible. La trama no puede ser más simplista, con unos personajes buenos muy buenos, y unos personajes malos, muy requetemalos. Es el único trasfondo de los personajes. No hay nada más allá. Sobre la historia que cuenta, inverosímil al máximo. No hay por dónde cogerla. Y luego la forma de contarlo. Para críos de 10 años, como mucho.

En fin, que estoy deseando acabarlo para devolvérselo a su dueña.

Un saludo.

Ana dijo...

Al igual que otro compañero que ha añadido su comentario, he encontrado este blog buscando en la red información del libro. De Julia Navarro leí "La hermandad de la Sábana Santa" y, en líneas generales, me eentretuvo. Hojeé el de "La Biblia de barro", pero no me atrajo. Una amiga me ha prestado "Dime quién soy" porque en la Feria del Libro de Madrid había escuchado comentarios a favor en cuanto al tratamiento de la Historia del s. XX. La verdad es que resulta un planteamiento estructural muy artificioso, la excusa de un periodista de investigación en paro debido a su ideología de izquierdas que no comulga con el poder establecido no cuaja como hilo conductor por muy biznieto que se le haya dibujado. Inverosímil, asimismo, una Amelia Garayoa frágil, políglota (euzkera, alemán, inglés, francés, ruso, árabe... ¿quién da más?Menos mal que en el poco tiempo que pasa por Barcelona no le da por aprender catalán), amante de los suyos en la distancia (en los albores del s. XX!!!) que conduce su vida como en un juego de la oca cuyas casillas poseen nombre de hombre (¿en lugar de los ideales, la atracción?)... Lo he terminado, sí, pero no rescataría este libro.

Anónimo dijo...

Sr. Urbizu:

Por google di con su blog, pues buscaba noticias sobre la novela Dime quién soy, de Julia Navarro. A mí me gustó bastante, pero como buenos amigos y amigas me la ponían mal no sabía qué decirles.
Por eso buscaba noticias sobre la novela de esta periodista. Por ver si sólo a mí me había gustado y era un ser raro. Pero ya veo que no estoy solo, que hay más gente que la defiende.
Debo reconocer que en esto de la literatura mi exigencia se basa en un dato muy concreto: o me engancha o no. ¿Que no soy muy exigente? Puede ser. Pero para lo que me queda de vida sólo voy a leer lo que me apetezca y trague bien.
Su amigo Héctor.

Anónimo dijo...

Yo también he encpntrado este blog buscando información sobre Dime quien soy y la verdad que esta muy bien y me ha animado más a seguir con este libro, porque yo ya voy por la mitad.
Al principio pensé en dejarlo, ya que era la historia de una niña mimada, etc. (opino lo que otro chico que comentó antes), pero luego cuando menos te das cuenta te has enganchado sin saber muy bien como y de repente vas por la mitad del libro.
Te pasea por la historia de una manera rápida,sin muchas pausas, para mi gusto esta bien conocer la historia, pero sin llegar a ser un aburrimiento.
Yo no soy muy buena para reconocer lo que esta bien escrito o no, simplemente me gusta y me engancha o no, incluso aveces hasta loro...jajaja

Maka.

FmEG Cartagena dijo...

Pues estoy en "ella".............pero a mí la novela que me hallenado este verano es:
"El Tiempo entre costuras" de María Dueñas: ¡novelón!

VANESSA dijo...

Es apasionante, no puedes dejar de pasar páginas, te engancha desde el primer momento. El final es previsible pero aún así muy bueno, buenísimo, lo recomiendo encarecidamente.
si bien he de reconocer que existen errores, gramáticales, ortográficos y de imprenta que empañan el verdadero valor de esta novela. Espero que en las próximas ediciones éstos sean subsanados

Francisco dijo...

Francsico Desde Chile : Libro interesante (tema) , pero mal ejecutado (trama) , errores gramaticales ,poca profundizacíón del tema histórico que lo haría sin dudas un libro de gran calibre , quizá el mismo tema , abordado por otro autor más estudioso lograría algo mejor que esto , pero como novela de entretención no está mal .

Anónimo dijo...

Yo acabo de terminar la novela y me ha encantado. Enhorabuena a Julia Navarro, de quien voy a leer mas, sin dudarlo.

Mer dijo...

Me regalaron el libro el día de Navidad y confieso que me quedé un poco dudosa, sin saber si leerlo o descambiarlo. Había oído hablar de la escritora, por supuesto, pero no suelo leer libros que todo el mundo compra como si fueran chuches. En fin, que termino leyéndolo y tengo que decir que es una novelita barata, de esas que se pueden transformar pronto en telenovela y durar cinco años en televisión. Para empezar, el bisnieto me resulta de lo más tonto, la madre cada vez que sale en escena me pone de los nervios, el montaje que se traen todos los personajes para contar la historia es tan, tan absurdo que a veces te planteas como el joven bisnieto y periodista no los manda a todos a la porra. En cuanto a la historia en si de Amelia es sumamente inverosimil, da la impresión de que la escritora pone a la protagonista simplemente para dar un paseo por el siglo XX, pero no le encuentras ningún sentido a como esta mujer de aquella época se mueva entre la historia como si se tratara de un paseo de su casa al parque. Es cierto además que los personajes o son buenos o son malos, lo que resta emoción a la trama. En fin, me quedan algunas páginas por terminar la novela y voy a llegar hasta el final porque nunca dejo un libro a medias. Pero creo que no volveré a leer nada de Julia navarro porque ya digo que más que una escritora me parece la guionista de un culebrón de la 1ª. Respeto a quienes hayan disfrutado pues para gustos colores, pero yo me quedo con mis clasicos de toda la vida, que aunque los lea mil veces nunca me decepcionan.

Mr. Seco dijo...

Hay cine y hay películas de palomitas, para pasar un ratillo. Hay literatura y hay libros como Dime Quién Soy, para pasar un ratillo.

La verdad es que no hay quien se crea la historia del libro y la narración tan plana y uniforme independientemente de quién sea el que le está contando al periodista la vida de la "bellísima, frágil, etérea" (¿cuántas veces iban juntos estos adjetivos?) Amelia. Cuando se enrrolló con el militar alemán ya no pude más y dejé el libro.

Tiene éxito y buenas críticas entre los colegas de profesión periodística pero sus historias son un truñaco.

Anónimo dijo...

Nunca habia leido nada de Julia Navarro, éste verano pasado leí varios libros y le tocó el turno a "Dime quien soy", soy costera y leo sobre todo en la playa, me encanta bañarme, pero desde que empezé iba a la playa y volvia seca. Me ha encantado repasar la historia en y desde la mente de una mujer. Enhorabuena Julia Navarro. Sigue

Anónimo dijo...

Nunca habia leido nada de Julia Navarro, éste verano pasado leí varios libros y le tocó el turno a "Dime quien soy", soy costera y leo sobre todo en la playa, me encanta bañarme, pero desde que empezé iba a la playa y volvia seca. Me ha encantado repasar la historia en y desde la mente de una mujer. Enhorabuena Julia Navarro. Sigue

Anónimo dijo...

Segundo y creo que último libro que me leo de Julia Navarro. En su dia leí La Biblia de Barro y me pareció literatura de usar y tirar. Ahora me he leido Dime Quien Soy y es un texto plano, nada creible, literatura barata. Pareciera que a la autora le pagan por hoja rellena de letras y por ello las rellena de cualquier cosa, con intención de llegar a las mil páginas y asi cobrar mas.
Lo siento por la autora, pero no pienso perder el tiempo una vez mas leyendo sus truños.

Anónimo dijo...

es mi primer libro de 1000 paginas y lo he pensado mucho antes de comprarlo nunca había pasado de las 300. Voy por la 400 y estoy muy intrigado por saber cómo transcurre, por ahora esperando el final puedo decir que vale la pena.
rafael Urbano

Anónimo dijo...

El libro me parece apasionante, asi como sus personajes. Lo que quisiera saber, que no lo lo logrado leer en ninguna parte, es si Amelia Garayoa y el resto de los personajes existieron realmente, o es una historia con personajes de ficcion.

Fardal dijo...

Me he leido todos los comentarios que se han escrito sobre esta entrada y se distinguen claramente dos tipos de lectores:
- Los lectores esporádicos que no piden a la literatura más que pasar un buen rato de vez en cuando.
- Los lectores experimentados para los que la literatura es una busqueda continua de lo bello y lo sublime.
Este libro no gustará a ninguno de los segundos, pero es probable que tampoco guste a muchos de los primeros ya que es bastante, bastante malo por los motivos que ya se han expuesto hasta la saciedad.
Quien diga que este libro es bueno debe haberse leido muy pocos libros buenos.
Me ha hecho especial gracia la comparación con "El corazón helado" de Almudena Grandes. Creo es el ejemlo perfecto del todo contra la nada.

Anónimo dijo...

No me voy a extender porque muchos lectores decepcionados ya lo han dicho todo. Sólo quiero añadir mi voto negativo: es una novela rosa (y de las malas).

Anónimo dijo...

Lo habéis dicho todo. Hace varios años leí "La biblia de barro" y no me podía creer que ese libro con cientos de errores gramaticales y ortográficos, sin apenas descripciones de nada, diálogos pueriles y una trama sin pies ni cabeza, estuviera escrito por una autora que vende a porrillo. Cogí "La hermandad de la sábana santa", que fue la obra que la catapultó a la fama, y resultó que era igual o peor. Y como la gente se empeña en regalarme a mí o a mis familiares libros de esta mujer, aquí estoy catando los primeros capítulos de "Dime quién soy" y oye, que sigo pensando que las novelas de Julia Navarro son las peores que he leído en toda mi vida, hasta el punto de que comparándolas con las de Dan Brown estas últimas son una obra de arte. Con eso está dicho todo. Por último, decir respecto al comentario de otra persona que no, Plaza & Janés no ha corregido los errores en ninguna edición de ninguno de sus libros. ¿Para qué si solamente con anunciarlos en periódicos, televisión y radio, y poner torres de libros en primera fila de las librerías y centros comerciales son miles los que lo compran? Lo único que les importa es el money, como a Telecinco con su programación. Y lo peor es que al igual que con los libros de Julia, Sálvame tiene una audiencia millonaria.

Anónimo dijo...

El Libro de Julia Navarro no me ha resultado interesante. Es un conjunto de lugares comunes que hemos leido o visto en cientos de libros o películas de espionaje, Guerra Civil, II Guerra Mundial...
Pareciera que esté escribiendo un guión para una serie de TV. Plano, vacío, lineal, facilón, repetitivo... un bluff

Anónimo dijo...

Yo también me he sorprendido al ver tanta crítica positiva e incluso de Guillermo Urbizu. Dejé un libro de Julia Navarro ya hace años y este, después de recomendármelo varias personas y haciendo un gran esfuerzo, decidí leerlo. Error, creo que nunca más lo intentaré. Ha mejorado algo, pero de literatura no sabe nada, el libro está cargado de repeticiones, mal desarrollo literario, duele la gran cantidad de leismos que tiene (como todos sus libros), los bajos recursos literarios y gramaticales,... Sabe mantener el interés, pero eso es lo único, no se disfruta leyendo. Respeto a la gente que lee por leer y lo que le entretiene es eso, leer solamente, pero por favor que no digan que es un buen libro. Un buen libro no solo es un libro que mantiene el interés del lector, un buen libro tiene que estar, ante todo, bien escrito y este, como cualquier otro de Julia Navarro, no lo está.

Un saludo a todos.

Luis

Anónimo dijo...

Acabo de terminar de leer el libro, la historia e ha conmovido y emocionado. El libro en general me ha gustado.
Aunque no he podido llegar a enterder a la protagonista, probablemente por que todos somos un poco así, contradictorios.
Literariamente es bastante plano, muy desigual y a veces te desespera, pero con un poco de paciencia te deja una buena sensación cuando lo terminas.

Antonio